Hans, este Panzer tiene más sed que yo.

6 Dic

Continuamos la saga de proezas logísticas relacionadas con lo castrense a través una revolución en la distribución de zumo de dinosaurio.

Hans bebiendo

Soldado de la Whermacht sobre un Panzer cargado con jerrycans

Desde la introducción del primer carro de combate en los escenarios de la Gran Guerra surgió la necesidad de alimentar aquellas bestias de tragar litros de combustible. Esto no había sucedido antes, o por lo menos no era un problema tan acuciante. Los vehículos más ligeros como coches o motos tenían consumos dentro de lo que cabe comedidos y los camiones por su parte disponían de espacio de sobra para transportar bidones de combustible en su interior. Pero el carro de combate era otra historia.

El primer carro de combate fue el MK1, el carro que bautizo popularmente todos los demás que vendrían después, ya que para ocultar su verdadera identidad a ojos del enemigo se le bautizo con el nombre de “Tank”, como si de un tanque de agua se tratase. Aquella monstruosidad de 28 toneladas estaba propulsada por un motor gasolina de 6 cilindros y una “ridícula” cilindrada de 16 litros, otorgando 105 caballos. Tenía un depósito de 230 litros con el que podía recorrer hasta 45 km, si el día era bueno. Con estos números nos sale un consumo estimado de 510 litros cada 100 km. Por suerte las cadenas se estropearían antes de llegar al kilómetro 60, con lo cual tendrían todo el tiempo del mundo para un segundo llenado del depósito. Ahora nos hacemos una idea de porque abastecer estos vehículos. Las cosas no mejoraron mucho en la segunda guerra mundial. El modernísimo y carísimo Panzer IV, gloria y orgullo del Reich, pesaba 25 toneladas preparado para la batalla, y contaba con un motor Maybach V12 de 12 litros de cilindrada (el mismo que montaba el Panzer III) dando 300 caballos a 2500 rpm. En cuanto a consumo de combustible, con su depósito de 470 litros era capaz de recorrer 200 kilómetros, dando como resultado un consumo estimado de 235 litros cada 100 km.

Dados estos números, la inevitable pregunta es, ¿Cómo se abastecen 470 litros de combustible bajo fuego enemigo, en un tiempo razonable, y realizándolo con el menor personal posible? La respuesta, el “jerrycan”.

El jerrycan no es más que un anodino bidón de 20 litros de combustible, hoy no es mas que eso, un simple bidón, pero durante la segunda guerra mundial fue el oscuro objeto de deseo de los enemigos del eje. Este nombre se lo otorgaron los ingleses, ya que a los alemanes le llamaban “Jerry”, mientras que ellos eran los “Tom”, nombres que como os podéis imaginar tomaron prestados de la serie de animación “Tom & Jerry”. Como el invento alemán no era más que una lata (can en ingles) acuñaron el término jerrycan.

A pesar de no ser un invento alemán, ya que ingleses y franceses tuvieron sus propias versiones de bidón anteriores, el diseño alemán era muchísimo más inteligente basado en tres pilares.

En primer lugar llaman la atención sus tres asas. Nos asalta la duda de por qué ponerle tres asas a algo cuando generalmente con una es suficciente. La respuesta es sencilla. Comodidad, ergonomía y velocidad. Con tres asas, si solo se dispone de un soldado, este la coge de la de en medio, conservando el equilibrio y siento el transporte más cómodo  rápido. Si por el contrario hay dos soldados involucrados en la operación, cada uno de ellos cogería el bidón de una de sus asas exteriores, sin molestarse, de una forma efectiva.

En segundo lugar vemos una serie de hendiduras en los laterales de la lata. Como los tanques alemanes empleaban gasolina (al contrario que su némesis soviética) los cambios de temperatura eran nefastos para la seguridad. En cuanto la temperatura ambiente ascendía, la gasolina libera los elementos más volátiles convirtiéndose en gas, aumentando la presión interna de la lata. Esta serie de estrías permitía la expansión de las latas cuando esto sucedía, en lugar de simplemente despanzurrarse con estallar el tapón como ocurría en el bando aliado.

Por ultimo tenemos el tercero de los pilares: el dispensador. En los otros ejércitos se empleaban embudos para embocar la lata a la entrada del depósito. Por el contrario el sistema alemán era mucho más avanzado, permitiendo prescindir del embudo. Los beneficios de esto son obvios. Si alguna vez habéis intentado llenar el depósito de vuestro coche con un bidón de barato sin embudo entenderéis la enorme importancia de este hecho.

boca

Detalle de la boca.

Antes de este enorme avance, los carros de combate debían llenar sus ingentes depósitos con camiones cuba, y creo que es fácilmente imaginable porqué un camión de 15 metros paseándose por los embarrados campos de ucrania no era el método más seguro para hacer llegar la gasolina al Panzer de Hans, que además tenía a tres T-34 al otro lado de la colina mirandole y avanzando inexorables. Con la implantación del jerrycan estos podían transportarse en el interior o exterior de los carros, o enviarse en kübelwagen cargados de jerrycans. Mucho más rápidos, menos vulnerables y más versátiles que un camión. A esto hay que sumar que perder un camión de abastecimiento era una tragedia para las tropas del frente, ya que de él dependían gran cantidad de vehículos y vidas humanas.

El estándar que impuso este sencillo pero asombroso invento alemán rápidamente se convirtió en la norma a nivel internacional en materia de distribución de combustible en el ejército, y rápidamente se impuso su uso a nivel civil.

 

 

Fuentes:

https://www.histocast.com/podcasts/blitzocast-053-ideas-belicas-extravagantes/

http://www.tanks-encyclopedia.com/

https://en.wikipedia.org/wiki/British_heavy_tanks_of_World_War_I

https://es.wikipedia.org/wiki/Panzer_IV

https://es.wikipedia.org/wiki/T-34

https://en.wikipedia.org/wiki/Jerrycan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: